Highland Park es una destilería que se ha ganado su prestigio a lo largo de sus más de 220 años de historia. Las maltas de esta compañía de las Orcadas son un claro ejemplo de la variedad de whiskies ahumados que podemos encontrar en el mercado de los Scotch. Lejos de las notas medicinales de los single malt de Islay, o el inconfundible aroma a barbacoa de los ahumados de las Tierras Altas, Highland Park se caracteriza por desprender aromas dulces y fragantes. Todo gracias a la fresca turba de brezno que tan bien se da en el archipiélago vikingo. En este artículo tratamos una de sus maltas más accesibles en Europa: Highland Park Viking Scars 10 años

La peculiaridad de Highland Park

Si Highland Park se ha ganado un puesto entre los grandes titanes de la destilación en Escocia, aparte de su buen hacer, es posiblemente por su localización y cómo la compañía se ha adaptado a su entorno. Y es que las Orcadas no son unas islas corrientes. Allí no abunda la vegetación alta. Debido a las condiciones climáticas en el norte isleño de Escocia, con vientos tan fuertes, cuesta ver árboles que superen los tres metros de altura. Sin embargo, lo que sí se deja ver allá donde posamos la vista es el brezo. El arbusto que ha crecido en estas islas durante milenios y que forma parte de la omnipresente turba que históricamente ha servido de combustible para los escoceses. 

El aroma perfumado del brezo, junto con la cebada Bere (malteada in situ), propia de las Orcadas, han hecho de Highland Park una destilería de renombre desde 1798. La reputación ha sido tal que los whiskies de la destilería orcadiana han formado parte de los blends de nombres tan reputados como Ballantine, Haig o Chivas, por mencionar algunos. Highland Park fue de las primeras destilerías en ofrecer sus single malt en la década de los 70, y con el auge del mercado del whisky, su popularidad (y su línea de productos) también ha ido en aumento. 

Highland Park 10 años 40% alc.

A la inmensa variedad de productos que ofrece Highland Park, en 2017 se le unió su expresión más joven de 10 años, también con un diseño y nombre marcadamente nórdico: Viking Scars o Cicatrices Vikingas, en español. Aunque se destinó originalmente al mercado europeo, es posible encontrarlo en otros países. ¿Se une Highland Park a la corriente de ofrecer productos más jóvenes a cambio de sacrificio en la calidad? Catemos y averigüémoslo. 

Highland Park 10

Al olfato: Ligeramente ahumado, con una fragancia muy agradable. Madera de barrica de vino de jerez, dulce de miel y flores de jardín.  

Al paladar: Entrada suave con sabores herbales, de fruta cítrica y algo dulces. Miel de mil flores, ligeramente picante en boca, como si fuera pimienta molida, pero que pierde toda fuerza cuando tragamos. Permanece el regusto de miel y limón. Con unas gotas de agua mejora y se acentúa el regusto ahumado muy levemente.

Conclusión: La interesante presentación que tiene este whisky en nariz, se diluye (y nunca mejor dicho) en boca estrepitosamente. La parte positiva de Highland Park 10 años se debe al malteado tradicional con turba que tiene perfeccionado la destilería. Según se dice, el ahumado se pierde con el tiempo y es por ello que es más intenso en expresiones jóvenes. La parte negativa se la achaco a la edad y la cantidad de alcohol. Estoy seguro de que se pueden encontrar expresiones jóvenes de Highland Park con excelente calidad. Que se embotelle al 40% de alcohol no ayuda a mejorar la experiencia. Este single malt se vende por unos 42€ en Amazon y tiendas especializadas, mientras que la versión de 12 años la podemos encontrar a 36€ en la misma plataforma. Salvo curiosos y fans incondicionales de Highland Park, yo me decantaría por la segunda vertiente. 

Sistema de Puntuación.

En este artículo hay enlaces de comisiones para tu interés y para apoyar a esta web.