Teeling Whiskey Stout Cask es un claro ejemplo de las innovaciones que se están produciendo actualmente en el mercado de los destilados.

En la última década el whisky ha experimentado un auge como hacía tiempo que no vivía. Pero es que este fenómeno no sólo se ha vivido en Escocia sino en otras partes del mundo como EEUU, Australia, Japón y especialmente Irlanda. Si hasta hace unos años nos sobraban dedos en las manos para contar las destilerías existentes en la Isla Esmeralda, ahora nos faltan. Y es que en la actualidad podemos contar más de 30 compañías que operan allí, siendo Teeling una de sus mayores exponentes.

Auge y Declive del Whiskey Irlandés

Dublín fue durante la primera mitad del siglo XVIII la capital mundial de whisky. Las cinco destilerías que funcionaban en la capital irlandesa producían de media más de 35 millones de litros al año. Una barbaridad para la época, sobre todo si tenemos en cuenta que toda la producción se hacía al estilo tradicional irlandés de Pot Still. Esto es literalmente whisky de alambique, que se hizo con una mezcla de cebada malteada y sin maltear. La destilación contínua aún no se había inventado y tardaría unos pocos años en llegar. 

De hecho, fue la innovación de los alambiques del irlandés Coffey (ironías de la vida) en 1832 la que hizo que el Irish whiskey entrara en declive. Muchos productores vieron que, aunque esos alambiques producían whiskey más barato y más rápido, el sabor de sus productos se veía afectado, y prefirieron mantener el estilo tradicional. Fue entonces cuando Escocia recogió el relevo y en cuestión de unas pocas décadas sobrepasó a Irlanda en producción de whisky gracias a los recién creados blended. Lo demás ya es historia. 

Es por ello que las grandes destilerías de Dublín pasaron a vivir momentos complicados. Se habían quedado atrás. Desfasadas y anticuadas. Entre ellas estaba Teeling Distillery, una pequeña compañía fundada en 1872 que a duras penas logró sobrevivir aquel drama. La familia propietaria intentó, en varias ocasiones y con diferentes nombres, recuperar el negocio destilero en los siglos venideros, hasta que en 2015 los hermanos Jack y Stephen relanzaron la destilería con increíbles resultados. 

Teeling Whiskey Stout Cask
Viejo anuncio del whiskey Powers

Teeling Distillery

El whiskey irlandés siempre tuvo fama de ser de calidad, pero no supo adaptarse a la época contemporánea. Con esta idea en mente, los hermanos Teeling han querido demostrar que ellos son una nueva generación de destiladores; comprometidos con el pasado pero con visión de futuro. Y podemos decir que no les ha ido nada mal. Al año de su refundación, la compañía fue galardonada con los premios de Mejor Single Malt y Mejor Single Grain en los Whisky Awards. No fueron pocos los que a partir de entonces fijaron su mirada en esta pequeña destilería de la capital irlandesa. El fénix de la etiqueta de sus botellas resurgía de sus cenizas con más fuerza que nunca. 

Este espaldarazo por parte de los críticos le ha dado mucha confianza a los destiladores de Teeling porque a pesar de ser una compañía joven, ofrecen una variedad de productos que más de una destilería envidiaría. De las once expresiones que produce Teeling mencionaré a tres: Small Batch, que es el whiskey que más he comprado, 24 Years Old Vintage Reserve, que fue el mejor single Malt de 2019, y Cask Stout Finish, que es el que nos ocupa. 

Teeling Whiskey Stout Cask 46 % alc.

En su afán por innovar, Teeling ha querido aunar en un producto dos bebidas que casan bien: cerveza y whisky. Para lograr tal combinación han colaborado con la cervecera Galway Bay de la siguiente manera. El primer paso fue envejecer el whiskey en ex barricas de ron. Luego eran enviadas a la cervecería para que ellos produjeran la cerveza 200 Fathom Imperial Stout, acabada en esas barricas de Teeling. Y el tercer paso fue devolver esos barriles a su origen para que la destilería madurara su whiskey en ellos durante seis meses. Alguien resumió este proceso en llenar/rellenar/y volver a llenar. Simplemente genial. ¿Cual es el resultado? El premio al mejor Whiskey Irlandés de Mezcla de Edición Limitada en 2019.

Teeling Whiskey Stout Cask

Color: Amarillo de paja pálido. Este es un whiskey joven pero el color de la cerveza stout ha hecho su trabajo. No pinta mal, la verdad. Sin filtración en frío. Mejor aún. 

Al olfato: Chocolate negro en grandes dosis. Dulce de trufas y bombón de licor. Hay una nota salina de fondo muy agradable. ¿Qué tipo de golosa brujería celta es esta? Maravilloso.

Al paladar: Caramelo cremoso y avainillado al llegar a la boca. Esto es marca de la casa y del estilo irlandés. Muy malteado y con notas de ciruelas y frutas cítricas. El final sigue siendo dulce y con reminiscencias del chocolate que noté al olerlo. Cremoso al principio y al final. 

Conclusión: Hagan lo que hagan, Teeling nunca me decepciona. Hay quien pueda decir que los whiskies irlandeses son muy dulces y no son del gusto de todos, pero personalmente no tengo problema con ello. Creo que en este caso han sabido buscar un buen equilibrio entre el estilo irlandés, e innovar con un producto tan potente como es la cerveza negra del estilo imperial stout. Y agrego que posiblemente una de las claves para que este Teeling Whiskey Stout Cask sea un destilado de calidad, como toda la producción de la destilería, son esos 46% de alcohol. Bajar de ese porcentaje a menudo compromete el producto y hay claros casos en el mercado. 

Si eres de los Jameson o Bushmill de toda la vida, Teeling es tu siguiente paso obligatorio. 

Sistema de Puntuación en WdeWhisky.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Whisky
Author Rating
41star1star1star1stargray
Product Name
Teeling Whiskey Stout Cask