cardhu 12 años

Cardhu 12 años. En muchos países este nombre puede que no signifique nada, pero para el público español es sinónimo de calidad. Durante décadas ha sido el single malt más consumido en España, y no son pocos los hogares del país en los que este whisky forma parte de su mobiliario.

La destilería de Cardhu está situada en la célebre región de Speyside, fundada en 1811 por Helen Cummings, y licitada por su hijo John en 1834. No obstante, el éxito de la fábrica y sus maltas se debieron a Elizabeth, esposa de John, que fue quien refinó el sabor y carácter de la malta que salía de los alambiques de los Cummings.

Los whiskies de Cardhu se hicieron tan populares a partir de entonces que Johnnie Walker optó por comprar la mayoría de sus lotes para que formaran parte de sus blended. Y hoy en día lo sigue siendo porque desde 1893 Cardhu pertenece a Diageo, el gigante de las bebidas detrás de Juanito el Caminante. De hecho, es su whisky insignia y la destilería, su sede. Así que podemos decir que cuando bebemos un Johnnie Walker, tomamos Cardhu, entre otras maltas.

Cardhu 12 años 40% alc.

Posiblemente su malta más famosa y evidentemente más común. Además, su precio es más que atractivo ya que se puede conseguir por menos de 30€. Aquí puedes comparar algunas ofertas. Debido a todo ello, su consumo se disparó tanto a comienzos de la década de 2000, especialmente en España, que la demanda superó la producción.

Cardhu 12 años
La característica botella de Cardhu

Diageo optó entonces por dejar de etiquetar este producto como Single Malt y nombrarlo Pure Malt. Con esta maniobra, lo que hicieron fue convertir Cardhu en un blended malt; mezclando Cardhu con maltas de otras destilerías de Speyside, y por tanto creando un producto completamente diferente al original.

Buena parte de la competencia se quejó de tal maniobra por que Diageo estaba comercializando un blended malt bajo el nombre de un single malt, algo poco honesto y que olía a ilegal. Y así fue. En 2005 se reguló la terminología en la industria del whisky y Cardhu volvío a ser un single malt.

Color: Miel clara. Muy atractivo pero es de mentira. Tiene colorante. Una pena.

Al olfato: Es dulce y muy afrutado. Percibo peras. Muchas. También cerezas y algo de ciruelas pasas. Es agradablemente aperfumado, sin llegar a incomodar.

Al paladar: Igual de dulce que cuando lo huelo. Las peras siguen aquí también y sabe genial. Es una malta muy suave; ni pica, ni quema. Percibo algo de regaliz. Sin duda está muy buen balanceado y es muy fácil de tomar. Regaliz. Peras, dulzor de miel. Suave en la boca. El regusto es muy ligeramente picante en la lengua con final corto, lo que dan ganas de más. A lo mejor si en vez de 40%, fuera 43% o más, ganaba en calidad.

Conclusiones

He de ser sincero. Desde que me adentré hace unos años en el mundo del whisky, Cardhu lo había relegado a un tercer plano porque siempre ha estado ahí, y lo consideraba un whisky inferior. De hecho, visité hace unos años la destilería y probé muy buenas maltas, pero no recuerdo haber disfrutado demasiado del 12 años. Que equivocado estaba.

Ahora entiendo por qué cuando los amigos de mis padres decían que tenían un Cardhu en casa, todos los demás sonreían y se frotaban las manos. Este es un muy buen whisky y nunca es tarde para reconocerlo.

Sistema de Puntuación en WdeWhisky

En este artículo hay enlaces con comisiones, pero como verás, no afectan mi opinión.

Foto de portada: «4/52.- Cardhu.» by a.camacho_photodesign is licensed under CC BY-SA 2.0