Los whiskies blended o de mezcla son los más consumidos en el mundo, pero a menudo se los considera de peor calidad que los single malt. Sin embargo, hay excepciones que ponen en entredicho esa afirmación. Una de ellas es este Spice Tree Blended Malt de Compass Box Whisky Co., una compañía que desde 2000 se ha ganado una posición de prestigio entre los productores de whisky.

John Glaser, un norteamericano emigrado a Londres, decidió cambiar el mundo del vino, en el que se había formado, por el del whisky. Pero no al de los populares single malts, sino al de mezcla. Cuentan que no pocos lo trataron de temerario cuando Glaser manifestó que su idea era ofrecer algo diferente y crear blendeds de calidad, una variedad del whisky que se había centrado en el mercado general y mayoritario. Desde entonces el empeño de este americano ha sido crear una de las compañías más relevantes de Escocia, reescribiendo los estándares de calidad y estilo en la industria del whisky: Compass Box Whisky Co.

Ahora nadie pone en entredicho la labor de Glaser.

Hoy en día esta compañía ofrece una amplia gama de whiskies de mezcla que puede sorprender y satisfacer tanto a los paladares menos experimentados como a los más exigentes. Y para este artículo hemos querido traer a una de sus mezclas más polémicas.

Spice Tree blended malt (46% alc.)

En su afán de innovar en el mundo del whisky, Glaser ha tenido serios enfrentamientos con la Scotch Malt Whisky Association, una organización a la que no le hace mucha gracia las innovaciones en una industria muy tradicional.

En 2006 el creador de Compass Box se vio obligado a retirar su Spice Tree Vatted Malt (vatted significa mezcla de maltas, nada de whisky de grano) porque según la SWMA, la incorporación de varillas de roble francés dentro de las barricas, en las que Glaser envejecía este whisky, violaba las prácticas tradicionales.  

Spice tree
Imagen tomada de la web de Compass Box

A estas alturas habría quien hubiese desistido en producir un whisky que se salía de las normas establecidas. Pero lo que Glaser hizo fue tomar el toro por los cuernos y aceptar el reto de seguir produciendo un scotch digno de mención bajo las normas de la industria escocesa. Así que lo que hizo fue mandar a crear barricas híbridas que estuviesen compuestas de roble francés y americano y seguir produciendo el polémico Spice Tree. La SWA estuvo conforme con este cambio y hoy en día podemos disfrutar de uno de los mejores blendeds que hay en el mercado. Aquí lo puedes encontrar a unos 50€, lo que no es mal precio para este tipo de producto.

Color: Oro viejo. Color natural, como debe ser. Las barricas de roble francés han hecho su trabajo.  

Al olfato: Fragante, con mucho aroma. Se aprecian notas a vainilla, galletas de mantequilla, natillas y un poco de madera.

En boca: La madera de roble que aprecié en nariz ahora se nota más. Vainilla y plátano. Pero lo que más se aprecia es su nota picante, como si fuera pimienta blanca. Permanece incluso en el regusto, lo que lo hace aún más agradable para aquellos que gusten de sabores ricos y bien marcados.

Conclusiones y más info

No es normal que un blended ofrezca información de las maltas que la componen, pero en Compass Box son de la opinión de que cuanto más informado esté el consumidor, mejor para la industria. Para quien quiera saber de qué está hecho el blended malt Spice Tree, aquí dejo la composición:

60% Clynelish (Highlands)

20% Dailuaube (Speyside)

20% Teaninich (Highlands)  

Un blended muy fácil de beber pero con marcado sabor. Una alternativa muy interesante para aquellos que quieran ir más allá de Johnnie Walker, Ballantines o J&B.  De hecho, es una buena base para cocktails.

Sistema de puntuación.